la rueda

Cerrar la puerta...

Suficiente, llega un punto donde simplemente todo te lo indica. El ambiente, el cuerpo,
la energía, las palabras, el destino.

Y entonces es tiempo de cambiar el rumbo, girar la rueda y ver donde cae.
Back to Top